domingo, 15 de mayo de 2011

EL VALLENATO A COMIENZO DE SIGLO

PASEADO CON VALLENATOS


EL VALLENATO A COMIENZO DEL SIGLO XXI


Por: Elkin Palma Barahona
filosofandoconelkin@gmail.com

El vallenato llega a la cúspide de cada época y generación  con los detractores y los impulsadores que necesita para seguir manteniéndose, no como expresión cultural arraigada en la identidad de los pueblos, si no mas bien como una manera de ver el mundo que involucra apasionarse por la vida, significa que así concebido y determinado se convierte en una postura filosófica de las mas alienantes, por que sus verdaderos seguidores viven y sueñan detrás de una melodía para sembrarle versos, para no decir que algunos vallenatofilos, asumen costumbres y parodian vivencias que involucran las canciones.
Esta generación de seguidores del vallenato de comienzo de siglo ha experimentado una gran confusión, pero a la ves ha edificado caminos de opciones musicales dentro de este canto, no ha sido una diversificación lo que ha tenido el vallenato en este comienzo de siglo, muchos han hablado de transformación y otros de evolución, y los mas pesimistas han anunciado la perdida de la  esencia misma del canto de Escalona, mientras algunos extremistas como aquel presocrático de Mileto han decretado que el vallenato en esta época ha sufrido todos los anteriores males y que para colmo no se vislumbra una propuesta contundente que contrarreste tales maleficios
Que podríamos pensar de tantas argumentaciones producto de  visiones superficiales de lo que es el canto vallenato: si partimos de una aceptación  de cualquiera de estas afirmaciones, tendríamos que estar hablando de los Zuletas, de Oñate y de Diomedes como la historia del vallenato en términos de rescate de una expresión autóctona. Lo que el vallenato es, no esta expresado en los cantantes modernos de la nueva “ola” ni en las expresiones derivadas de la misma, ese es un querer abrirse paso en la actualidad regional e internacional, y mas bien es un temor a que su creación no sea reconocida como moderna, como si el vallenato no pudiera pisar con sus elementos propios y constitutivos la alfombra de los escenarios internacionales.
 La confusión aumenta cuando esos mismos representantes  no saben lo que verdaderamente significa o debe representar esta música vernácula para ellos o más bien para los colombianos.
Sin embargo, hoy en el corto espacio en el tiempo presente de esta generación fuimos testigos del surgimiento de una propuesta atrevida para el vallenato, que en  muy corto tiempo construyo los bosquejos de un estilo, imantado por el carisma de su creador: 
La nueva “ola” como una expresión modernizantes  de los sones vallenatos genero un impulso en el rescate del aprecio y el gusto de la niñez y la juventud por esta música.
 Seria fascinante analizar los  factores que contribuyeron a esta propuesta, porque hoy se convierte en un proyecto revitalizante para la posteridad del vallenato.
La razón de ser de la anterior afirmación la podemos inferir, pero es my importante dejar bien claro que en ningún otro momento de la historia del vallenato, la juventud y la niñez  había mostrado tanto interés por esta música, en el articulo anterior que dedicamos a  este fenómeno llamado nueva  “ola” quedo bien claro, que como vallenato la modalidad de KALEHT no amerita un análisis concienzudo, pero de que pesa es innegable y estamos seguros, que KALEHT en su furtivo paso por este mundo dejo una huella mas que profunda, intangible en nuestra identidad cultural.






No hay comentarios:

Publicar un comentario